Nuestras misiones nos ponen en relación con mujeres y hombres que tienen sus fuerzas, recursos, aspiraciones, y también sus fragilidades, inquietudes, interrogaciones personales vinculadas hacia los desafíos colectivos a los cuales se desea asociarles y hacerles participar. Queremos que sepan cuales valores nos animan. Esperamos sobre todo que reconozcan en nosotros, en la acción que vivimos juntos, los principios que nos guían.

1. Transparencia y coherencia con respecto a nuestros clientes responsables

No todo depende únicamente de los gerentes más altos de las empresas y de los equipos que acompañamos. Pero, el progreso que buscan, el cambio que quieren realizar, eso debe también pasar por ellos. Queremos sostener con lealtad y sin complacencia los dirigentes que nos escogen para trabajar con ellos.

2. Al servicio del colectivo y del interés superior

Esto puede parecer presuntuoso referirse al “interés superior”. Pero cuando nos encontramos en contacto con partes divididas, incluso en oposición, procurar ponernos juntos al servicio del “todo” y de su razón de ser, es algo importante.

3. Benevolencia, confianza y valorización

Tenemos ganas de ayudar a las personas con las cuales entramos en contacto, a revelar, valorizar y utilizar lo mejor, lo bello, de lo que pueden aportar. En relación con una persona, un grupo, un equipo, sabemos que ese tesoro existe en ellos y entre ellos; nuestro rol es a veces ayudarles a descubrirlo, y a menudo a utilizarlo.

4. Confidencialidad, cuidado de las personas

Somos muy vigilantes en no utilizar la información en prejuicio de las personas que nos la comunican. Por supuesto la utilizamos pero tenemos mucho cuidado para que sea de forma hábil y constructiva, al servicio del interés general.

5. Voluntad abierta, tolerancia a lo que es progresivo e incierto

Cambiar necesita una sobra de voluntad. ¿ Pero qué tipo de voluntad ? Todo no puede ser conocido ni definido de antemano. Solicitar la participación, cuestionar, liberar la iniciativa, esto puede llevar sorpresas … Respaldamos la voluntad y a los voluntarios, ayudándoles a abrirse a lo desconocido y a acoger lo inesperado.

6. La solución pasa por la relación

Saint-Exupéry escribía: “en la vida, no hay soluciones. Hay unas fuerzas en marcha. Hay que crearlas y las soluciones siguen”. Decimos que una de estas fuerzas, es la relación entre las personas. Somos muy atentos a eso : ¿ que debe ocurrir en la relación entre las personas que les invita y les anima a atreverse, a emprender, a construir juntos ?

7. …?…

Eso es el principio de interrogación, de búsqueda permanente, de innovación. Es al fondo lo esencial para nosotros : ser atentos a nuestros clientes, escucharles y procurar comprender bien sus desafíos, desear cocrear algo con ellos que les corresponda, ayudándoles a sobrepasarse, y nosotros también por la misma ocasión.